¿Cómo organizar una sesión de práctica?

¡Bienvenidos nuevamente al blog de Guitar Martial Club! En la entrega de hoy explicaré mi método particular para organizar sesiones de práctica. Organizar las sesiones de práctica de acuerdo a metas y prioridades es un excelente hábito que todo guitarrista debería desarrollar. Ojo: todos somos diferentes en cuanto a nuestro ritmo de aprendizaje, así que realmente no podemos medir a todos con la misma vara en este aspecto. Al final siempre tendrás que hacer la tarea de persistir hasta encontrar el método que mejor se ajuste a tu ritmo de aprendizaje.


Sin más preámbulo:

¿Cómo organizo una sesión de práctica?


Primero lo primero: ¿cuál es tu meta?

Es la primera pregunta que debes hacerte antes de sentarte a practicar:

¿Cuál es mi meta? ¿Qué quiero lograr? ¿Qué quiero hacer?

Dependiendo de la respuesta a esta pregunta podrás ir identificando qué es lo mejor para ti en una sesión de práctica.


Si tu interés es tocar la guitarra para divertirte y tener otra forma de disfrutar la música como pasatiempo, o tocar y cantar con la guitarra, entonces quizás tu lista de temas para practicar tenga cosas como: acordes, inversiones, voicings, estudiar armonía, sacar canciones o repertorio de oído, vocalizar, etc.…


Si tu interés es ser cantautor, entonces tu lista de temas para practicar sea probablemente parecida a la anterior, agregando practicar progresiones de acordes, melodías, melodías armonizadas, arreglos y etc.…


En cambio, si tu interés es ser un guitarrista “lead” tus temas para practicar serían completamente diferentes, tu enfoque estaría más orientado a: técnica, memorizar patrones de escalas, memorizas patrones de arpegios, practicar frases propias o de otros guitarristas, improvisar, componer solos de guitarra y etc.…


Saber identificar y escoger qué tipo de guitarrista o músico quieres ser será siempre el primer paso para hacer un plan organizado de práctica.


Lo anterior es un ejemplo de una meta bastante general o una meta en referencia al rubro particular en el que te quieres desempeñar como guitarrista. Para mejorar las sesiones de práctica es muy importante tener también metas u objetivos para cada sesión de práctica, metas semanales, metas mensuales o como quieras organizarte para tener un seguimiento de lo que quieres lograr específicamente.


Segundo: Establecer prioridades.

Una vez has definido tu rumbo como guitarrista (en este determinado momento del tiempo y espacio) entonces debo saber enumerar cuáles son las cosas más importantes para ti mismo como guitarrista y como músico.


Para determinar esto, me gusta siempre aplicar el método Covey:

1. Cosas Urgentes e Importantes: en este punto estarán todos los temas que puedas identificar como objetivos a corto plazo, es decir, técnicas o habilidades que quieras dominar en un horizonte cercano (desde un par de semanas hasta un par de meses)

2. Cosas Importantes, pero no urgentes: aquí ubicarás siempre dos elementos (i) todos los temas que debes practicar constantemente, sin dejarlos nunca, para mantenerte activos y no “oxidarte”; y (ii) las metas a largo plazo, es decir, toda técnica, habilidad o proyecto que quisieras dominar en el futuro (desde un par de meses hasta un año o más)


Establecer las prioridades es una habilidad de administración del tiempo como un recurso. Al identificarlas puedes tener una mejor perspectiva de qué cantidad de tiempo debes asignarle a cada tema en tus sesiones de práctica para poder alcanzar tus objetivos

Tercero: Ponerle fecha de cumpleaños a las cosas.

Ya sea sobre tus metas a corto o a largo plazo, es importante ponerle una fecha “deadline” a cada pequeño proyecto personal. El no hacerlo hace que todas las metas se vuelvan algo abstracto y te hará pensar en las cosas llegarán a realizarse “eventualmente” de una manera muy vaga y etérea.


Cuando te pones una “fecha de cumpleaños” para cada meta, te pones bajo una especie de presión psicológica que te motiva y te hace menos propensos a procrastinar. Aquí entra la tarea de ser tu propio jefe y exigirte a ti mismo para poder alcanzar dichas metas.


Cuarto: ¡Darte seguimiento!

Es extremadamente útil e importante que seas capaz de llevar un registro, en cualquier medio, para saber cómo evolucionan tus sesiones de práctica. Puedes utilizar cuaderno y bolígrafo, un documento de Word o Excel, aplicaciones para tomar notas como Evernote (a mí en lo personal me gusta mucho Evernote) o, en fin, cualquier método que te sirva para llevar una bitácora de cómo y qué estás practicando.

En tu bitácora de prácticas, es muy importante que hagas el ejercicio de tomar apuntes de las dificultades que tengas para sea lo que sea que estés practicando. Las dificultades van a ser tus retos y en base a tus retos deberás fijar nuevos objetivos para tu siguiente sesión de práctica. Por ejemplo: estás practicando un mecanismo que recorre todo el diapasón y te das cuenta que en los trastes más altos te suena muy sincronizado y en tiempo, pero en los trastes más graves pierdes la sincronización. Debes tomar nota de esa dificultad y sugerirte en tus apuntes que en la siguiente sesión le hagas énfasis y practiques a una velocidad más lenta o moderada en la posición del diapasón donde perdías la sincronización.

En sentido contrario, si practicarse algún mecanismo o lick y te salió muy espectacularmente bien, ¡anótalo también! Y proponte a ti mismo de qué manera puedes aplicar el mismo ejercicio de una manera más compleja para retarte a hacerlo con un mayor nivel de dificultad, ya sea: hacer el mismo pasaje más rápido, en reversa, en intervalos, en una tonalidad diferente, con otra figura de arpegio, etc. …

Llevar un diario con apuntes sobre tus propias prácticas te ahorra volver a practicar de la misma manera (y sin resultados) algo que te sale bien o algo que no te sale bien. Te ayuda a tener siempre un registro que te ayuda a darle variedad a lo que practiques.


Quinto: ¡Sé flexible!

Todo cambia y todo se transforma. No te apegues mucho a los planes. Si en algún momento sientes que tus prioridades han cambiado, o tus intereses como músico te piden otras cosas al respecto de tus habilidades técnicas, entonces debes tener la sabiduría para dejar ir y no apegarte a tu rutina de práctica planificada.

O, en cambio, si te llega una oportunidad que requiere que construyas un repertorio o que compongas un volumen de temas originales y decides tomar esta oportunidad, no dispondrás del mismo tiempo para practicar y será necesario que hagas un cambio en tu rutina para poder tomar dicha oportunidad.

Saberse organizar para practicar es excelente, pero nunca debemos volvernos obsesivos o apegados a una rutina estricta, hay que aceptar que todo cambia, inclusive nosotros mismos.

Esto puedes ponerlo a prueba aplicando la técnica de llevar una bitácora de las prácticas. Al cabo de unos meses podrás ver cómo se van modificando nuestros intereses y el contenido de cada sesión de práctica.


Sexto: ¡Disfruta siempre de tu sesión de práctica!

La vida es muy corta para llenarse de frustración. Siempre que nos sentemos a practicar el instrumento debemos asegurarnos de disfrutar cada segundo. Poder tocar un instrumento y hacer música es un gran privilegio, nunca valdrá la pena que el tiempo que le dedicamos sea amargo.

Si en algún punto sientes cansancio físico o mental, si te sientes agotado, si te empiezas a frustrar: descansa un poco, despeja tu mente, estírate, hidrátate y sigue practicando cuando te sientas mejor y cuando puedas garantizar que sentirás felicidad practicando el instrumento.

La tarea de organizar una o varias sesiones para practicar toma bastante tiempo y a veces es un tema de ensayo y error. Lo importante es que perseveres hasta encontrar la fórmula que mejor te funciones para que puedas alcanzar tus objetivos y mejorar constantemente como guitarrista.

Debajo les dejo un ejemplo de mi última agenda de práctica (desde mediados de mayo):




En Guitar Martial Club estamos desarrollando un organizador de tiempo de práctica que estaremos ofreciendo muy pronto a nuestros miembros mediante suscripciones. Con esta herramienta tenemos la esperanza de poder ayudarlos a organizar sus sesiones de una manera que sea efectiva para que alcancen todos sus objetivos como guitarristas.

62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo