FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS PARA LA PRÁCTICA

Actualizado: 27 de abr de 2020




¡Bienvenido a Guitar Martial Club! Hemos creado esta comunidad de enseñanza de guitarra con la finalidad de enseñarle a nuestros estudiantes la guitarra como un estilo de vida igual al de un arte marcial en el cual los buenos valores, actitudes y hábitos son el pilar fundamental del éxito y el dominio de este arte, por encima de cualquier método.


En este artículo, más que hablar de temas técnicos, abordaremos los fundamentos filosóficos que crean la mentalidad de un guitarrista encaminado al éxito, no solo en la música, pero en cualquier aspecto de su vida:


1. CONSTANCIA

Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea; la palabra imposible no tiene significado.
-Napoleón

Imagina que tus habilidades en la guitarra y conocimientos sobre armonía y teoría musical fueran agua y que el recipiente de este conocimiento fuera un enorme tanque cisterna de un camión de dieciséis ruedas. Para poder llenarlo de conocimiento tienes que darte a la tarea de llenar el tanque con agua, de cualquier forma posible. Sin duda alguna esto será un trabajo muy arduo y nos tomaría mucho tiempo alcanzar la meta de llenar todo el tanque con agua, pero es igualmente cierto que la única forma de completar la misión es mantenernos constantemente depositando agua en el tanque. Ya sea que diariamente vertamos el agua con un gotero, una taza, un vaso, un litro, un galón o un garrafón, cualquier volumen que te puedas imaginar, lo más importante es darnos a la tarea de verter el conocimiento y la práctica CONSTANTEMENTE al tanque.

Si el día de hoy vierto un vaso, pero dejo pasar una semana sin depositar nada a mi tanque, la próxima vez que me disponga a depositar, veré que el agua en el fondo de mi tanque ya se evaporó. Se la habrá llevado el viento a falta de constancia.

Sin embargo, ya sea que vaya de gota a gota, si lo hago todos los días, aunque pasen años, aunque pasen décadas, eventualmente veré mi tanque lleno, solo yendo de gota en gota.

La constancia en nuestros hábitos de práctica, aunque nos tome mucho tiempo, nos ayudará a alcanzar el éxito, materializado en la habilidad de interpretar y crear música con la guitarra. Pequeñas sesiones diarias o semanales son las gotas que verteremos en nuestro tanque de conocimiento.


2. DISCIPLINA

La disciplina es el puente que une tus metas con su respectivo logro.
-Jim Rohn

¿Alguna vez te has preguntado qué significa “disciplina”? Disciplina fue una deidad menor en la mitología romana, instaurada por el emperador Adriano para motivar a los soldados de su ejército. Los soldados fieles a la diosa Disciplina debían cumplir con tres cualidades: frugalidad, severidad y fidelidad.

La frugalidad se refiere a la prudencia y el autocontrol, es decir, sabernos dirigirnos y gobernarnos a nosotros mismos.

La severidad implicaba ser rígidos y exactos ante el cumplimiento de las reglas militares.

Y la fidelidad significaba la firmeza y la constancia respecto a los compromisos, ideas y obligaciones.

No hay duda que de estas ideas tenemos la idea de lo que es la disciplina, por lo menos para nuestro contexto, que es el aprender y estudiar constantemente la guitarra.

La disciplina es la virtud moral que tenemos ante nuestro propio ser. Esta virtud comprende la capacidad de autogobernarnos, de tener las riendas sobre nuestras propias decisiones y controlar nuestros impulsos internos; la voluntad de imponernos reglas de orden para nuestras actividades o proyectos; y, por último, pero no menos importante, la voluntad de ser fieles a los compromisos que hacemos ante nosotros mismos.

En la guitarra, en cualquier arte marcial y en cualquier estilo de vida, requiere de disciplina. La disciplina es una virtud que todo guitarrista debe tener y aplicar en todos los aspectos de su existencia.


3. CONCIENCIA

De qué nos vale el tener inteligencia, si no aprendemos a usar la conciencia.
-Rubén Blades

Es muy fácil engañar a una persona. Todo lo que requiere es emitir una afirmación falsa y esperar que el receptor de esta información la tome por cierta. Pero, al desarmar esta lógica de una mentira se hace evidente que en el engaño tiene que haber una persona que conozca la verdad y otra que la desconozca.

Bajo esta premisa, te pregunto, ¿es posible engañarse a uno mismo? ¿afirmarse una mentira y tomarla por la verdad?

Es imposible forzarse a creer algo que uno mismo conoce no ser cierto o real. En este hecho se basa este principio sobre la conciencia en la guitarra.

La conciencia en la práctica de la guitarra pudiera resumirse en los siguientes puntos:


  1. La conciencia técnica y musical: Cuando empezamos a estudiar el instrumento, sabemos que hay muchas cosas que memorizar. La conciencia técnica se refiere a estar por encima de la memoria. Que nuestro conocimiento esté elevado a saber el porqué de las figuras, escalas y acordes. A saber, como integrar cada aspecto de cada posición con lo que queremos expresar con nuestra música. Aunque practiquemos muchísimo la escala mayor al empezar nuestro camino como guitarristas, después descubrimos que la música que nos gusta no repite constantemente “do-re-mi-fa-sol-la-si-do-si-la-sol-fa-mi-re-do” toda la distancia. Reflexionar que la musicalidad está por encima de la técnica es una realización fundamental para todo guitarrista. La técnica es el medio, la musicalidad y la expresión: el objetivo.

  2. La autoconciencia: Necesitamos la capacidad de conocernos a nosotros mismos para poder saber hacia dónde apuntar nuestros objetivos al momento de fijarnos metas como músicos. Igualmente, necesitamos conocer nuestro gusto musical y nuestras aspiraciones para permitir que eso nos impulse a ser los músicos que queremos ser. El autoconocimiento te permite también medir tus expectativas, lo cual es un aspecto muy relevante para mantener la moral y la motivación. Si nuestras expectativas son desproporcionadas frente a nuestros objetivos o nuestra realidad, nos exponemos más a la frustración o al desánimo. Aprender a meditar sobre estos aspectos internos nos ayudarán mucho definir nuestras prioridades como guitarristas y esto, consecuentemente, a decidir qué practicar, por qué practicarlo, por cuánto tiempo y para qué practicarlo.

  3. La autocrítica de nuestra habilidad y nuestro desempeño: Tener conciencia quiere decir que debemos tener la capacidad de decirnos a nosotros mismos que necesitamos practicar más la pieza que estemos aprendiéndonos antes de juzgar que ya estamos listos para presentarla en cualquier medio. Es recomendable siempre tener el hábito de grabarse y ubicar aquellas partes de la pieza que nos estemos aprendiendo que no esté saliendo al 100% para pulirla y lograr una ejecución limpia. Al final, así mismo como no puedes negarte a ti mismo que “te comiste todo ese helado que no se suponía que te comieras”, o que “le pegaste una mentira a tu mamá”, tampoco vas a poder afirmarte con convicción que “tocaste ese solo perfecto”, si sabes que te saliste de sincronización al final. ¡La conciencia es vital para el guitarrista!

¡Esto no quiere decir que vamos a ser excesivamente duros en nuestra autocrítica! Es muy importante disfrutar cada etapa del proceso, tener paciencia y buena actitud enfocada en el progreso constante.

  1. La concentración: La efectividad de nuestras sesiones de práctica depende muchísimo de nuestro nivel de concentración. Siempre pesará más la calidad de nuestras prácticas sobre la cantidad de tiempo o ejercicios que hagamos. Si en algún punto de tu sesión sientes que tu mente se ha ido a otro sitio; que no estás 100% concentrado en cada pulso con tu púa; que estás pensando en qué harás después de terminar de practicar o si estás preocupado por algún factor externo, puedes parar de practicar, tomar un descanso y volver cuando tengas tu mente despejada. Es trascendental poder concentrarnos para grabar la memoria muscular de la motricidad fina que ejecutamos cuando tocamos la guitarra.


4. ORGANIZACIÓN

La organización vence al tiempo.
-Juan Domingo Perón

Imagínate que el estudio de la guitarra como si fuese un proyecto (infinito). Cada aspecto de la disciplina será como un “departamento” del proyecto, con diferentes ramificaciones y diferentes actividades que debemos hacer para que el proyecto progrese.

Los avances de éste proyecto, globalmente, serán relativos proporcionalmente a los avances en todos los “departamentos” del proyecto. Si un “departamento” se atrasa más de lo tolerable, todo el proyecto va a dejar de progresar por ese arrastre.

Es vital tener un sistema que nos permita organizar todas las actividades de cada “departamento” para que todo el proyecto tenga un avance, más o menos, uniforme.

Puesto en contexto:

  • Si te la pasas practicando técnica todo el tiempo, descuidarás tu musicalidad y quizás eso pueda limitar tu capacidad expresiva;

  • Si te la pasas escribiendo música sin una sólida base técnica, quizás no puedas interpretar tu propia música;

  • Si te la pasas aprendiéndote todos los voicings habidos y por haber, pero no estudias un poco de armonía, quizás puedas limitar tu capacidad para aplicar lo que aprendiste mecánicamente;

Y así puede haber una infinidad de ejemplos. Al final la realidad es que para que nuestro proyecto progrese, debe existir coordinación, organización y seguimiento dentro de todos los aspectos de tocar la guitarra. En lo personal, he aprendido que estos aspectos pueden ser los siguientes:

  1. Técnica

  2. Picking

  3. Picking Alternado

  4. Economy Picking

  5. Hybrid Picking

  6. Pick Slanting

  7. Picking direccional

  8. Legato

  9. Mano izquierda

  10. Tapping y sus derivados

  11. Sweep Picking

  12. Finger Style

  13. Memoria

  14. Patrones de la escala mayor

  15. Patrones de la escala pentatónica

  16. Patrones de arpegios

  17. Patrones de la escala menor armónica

  18. Patrones de la escala menor melódica

  19. Patrones de las escalas simétricas

  20. Teoría

  21. Armonía en triadas

  22. Armonía en séptimas

  23. Armonía menor armónica

  24. Armonía menor melódica

  25. Tensiones

  26. Sustitutos diatónicos y tritonales

  27. Acordes bitonales y poli-acordes

  28. Musicalidad

  29. Rítmica

  30. Fraseo

  31. Repertorio

  32. Composición

Y esto es solo mi perspectiva de lo que involucra ser un guitarrista completo, pudiera ser aún más ampliado y ramificado, como también pudiera ser más compacto o reducido. La extensión dependerá 100% de nuestros objetivos personales con el instrumento y con la música.

La organización se basa, fundamentalmente, en saber administrar nuestro tiempo. Para poder administar el tiempo, como cualquier otro recurso, debemos saber cuáles son las nuestras prioridades para saber cuánto recurso asignar a cada cosa.

En lo personal, me baso en el esquema de Stephen Covey y establezco mis prioridades en este orden:

1. Aquello que es IMPORTANTE y URGENTE: Esto es todo en lo que debo tomar acción ahora mismo, inmediatamente, al término de la distancia.

2. Aquello que es IMPORTANTE pero NO URGENTE: Esto es todo lo que debo trabajar con constancia, día a día, sin falta, que me mantiene fresco y preparado para cualquier oportunidad.

3. Aquello que es URGENTE pero NO ES IMPORTANTE: Se supone que lo que entra en esta categoría son cosas que “delegamos a otros”, no obstante, desde la perspectiva de la práctica de un instrumento, nadie puede realmente practicar por nosotros, así que no podemos aplicar este concepto así. Pero, si trabajamos en un equipo, sea una banda, una academia, un estudio o una productora, si es importante tener presente que no podemos asignarle de nuestro tiempo a todo y que las cosas que son muy urgentes, pero no son realmente importantes, podemos delegárselas a otros miembros del equipo.

4. Aquello que NO ES URGENTE y TAMPOCO ES IMPORTANTE: Esto es lo que descartamos hacer y evitamos que intervenga con nuestra organización de tiempo para practicar. Por ejemplo: si me contrataron para un “gig” mañana por la noche y me falta aún aprenderme un par de canciones bien (algo URGENTE e IMPORTANTE), no debería asignarle tiempo a jugar Playstation, ni tampoco a sacar la 9na Sinfonía de Bethoven en la guitarra, ninguna de las dos, en igualdad de condiciones, tendrá la misma prioridad que una responsabilidad profesional. Si la guitarra es tu hobby, entonces entra mucho en juego el tema de ser disciplinado y fiel a ti mismo para alcanzar tus metas personales al respecto de los objetivos que te vayas a trazar.

5. MOTIVACIÓN

El estudio de la motivación debe ser, en parte, el estudio de los fines, de los deseos o de las necesidades últimas del ser humano.
-Abraham Maslow

La capacidad de poder motivarnos a nosotros mismos para alcanzar cualquier meta que nos propongamos (incluyendo nuestras metas con la guitarra) es un hábito que requiere de mucho trabajo, empeño y constancia para volverse algo automático y muy incrustado en nuestro ser.

No creo que exista una fórmula exacta que nos haga estar al 100% de nuestro enfoque para no faltar a nuestros compromisos y eso está bien, es normal y no es algo que nos deba preocupar sobremanera.

Lo que si tiene suma importancia es buscar mecanismos dentro de nuestro propio ser para no dejar de seguir adelante, sin importar la magnitud del reto que queramos conquistar. Dentro de las actitudes y valores del guitarrista, debe haber una chispa que nos mantenga siempre en constante movimiento. Podemos tropezarnos en el camino, pero nunca debemos dejar de avanzar, por pequeño que sea el avance.

Dicho esto, es importantísimo crear hábitos de pensamiento que sostengan una mentalidad que nos motive a practicar para desarrollar nuestra habilidad con el instrumento:

  • Siempre pensar de nosotros mismos, nuestro conocimiento, destreza y performance desde una perspectiva de amor propio y seguridad en uno mismo.

  • ¡Nunca te azotes a ti mismo en tu mente! ¡Nunca te compares con otros! Adoptar este tipo de hábitos en el pensamiento es convertirnos en nuestro propio enemigo, nos volvemos nuestro propio gran obstáculo para el progreso guitarrístico.

  • Medir nuestras expectativas y trazarnos metas realistas. Con la guitarra debemos procurar ponernos pequeñas metas que vayan avanzando a nuestro ritmo. A medida que vamos alcanzando pequeñas conquistas con el instrumento, nos llenamos de confianza y nos estimula a nivel cerebral a querer más de ese sentimiento de logro. Es la “química de la motivación”. Contrario a esto, si nuestras metas son demasiado grandes, nuestra mente tiende a sentirse muy abrumada y perdemos la motivación y la confianza que genera tener pequeños logros acumulados.

La motivación, tanto en la guitarra como para la vida misma, es un gran reto. No es fácil mantenerse 100% motivado el 100% del tiempo. Pero volver la automotivación un hábito es una herramienta que te hará conquistar cualquier solo o pieza musical, y cualquier otra cosa que te propongas en tu camino. ¡Serás indetenible!



5. PERFECTIBILIDAD

La disciplina impide que el hombre, llevado por sus impulsos animales, se aparte de su destino, de la humanidad.
-Emmanuel Kant

El ser humano está lejos de ser perfecto y, de hecho, jamás lo será porque es, en esencia, un ser infinitamente perfectible.

La perfectibilidad es la cualidad de perfeccionarse o de estar en un constante intento de alcanzar la perfección.

Pudiéramos asumir que la perfectibilidad se deriva de la característica humana de traspasar el conocimiento de generación, al fin y al cabo, una generación se encarga siempre de educar a la siguiente, en un ciclo constante. Esto trae como consecuencia que los límites de una generación sean superados por las generaciones subsiguientes. Es prácticamente la perfectibilidad ilustrada, ¿no te parece?

Al ser infinitamente perfectibles, estamos destinados a perseguir la perfección en todo lo que hacemos, en una asíntota infinita o hasta que nuestra especie evolucione y alcance la “perfección”.

Pero, ¡qué aburrido sería!, ¿no? ¿Acaso tendrías ganas de practicar si vieras en las noticias que la raza humana alcanzó la perfección con la guitarra? Los titulares anunciando que ya llegamos al límite, todas las técnicas ya están escritas en piedra, terminadas, perfeccionadas y archivadas. ¡No más! ¡Se acabaron! no hay más para investigar ni para escribir. Para mí: Sería una gran tragedia, me sentiría como si ya no tuviera nada que hacer con mi vida.

El ser perfectibles infinitamente nos conduce a perseguir la perfección infinitamente y que la perfección sea inalcanzable es, irónicamente, perfecto.

Recuerda que el viaje del guitarrista no tiene final, nunca vamos a dejar de aprender y mejorar, por ende, nunca valdrá la pena frustrarse. Siempre debemos disfrutar del viaje porque el viaje no termina sino hasta que nos llegue la hora de dejar el mundo físico, de allí en más, nos convertimos en música, o nos hacemos uno con la fuerza, o cómo sea que decidas verlo. Dicho esto, asegúrate de gozar cada pulso con la púa cada vez que cojas tu instrumento para practicar.

Querido lector, amigo, estudiante o curioso, espero que estas reflexiones sean útiles para tu camino, ya sea como guitarrista o como ser humano. No dejes de practicar, ¡nunca vamos a terminar de practicar de todos modos!




#música#lifetime#practice#guitar

98 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo